TURISMO Y CULTURA

Dónde estamos y cómo llegar

Rubí está situado a una veintena de kilómetros de la capital catalana, en el Vallés Occidental. Está muy bien comunicado por las principales vias: AP7, A2, C58 y C16. Es fácil llegar por carretera pero también con RENFE y FGC o autobús.

Rubí, ciudad milenaria

La primera referencia escrita de nuestra ciudad data del año 986: Rivo Rubeo. Rubí era un pequeño nucleo habitado en época media que fue creciendo poco a poco y que contaba con numerosas masias.

Los primeros habitantes de Rubí se remiten a la prehistoria, pero fue en época ibérica cuando se consolidó un núcleo poblado en el Turó de Can Fatjó. Durante la época romana se puebla el territorio y aparecen cantidad de vilas rurales donde se cultivará principalmente la viña.

A partir del siglo XVII la producción de vino en Rubí se consolida. Durante el siglo XIX, la zona de la Riera vive la aparición de las fábricas textiles que poco a poco van quitando el protagonismo a la vida rural.

En el siglo XX Rubí tiene una actividad económica muy intensa que se ve augmentada con la llegada

del tren en el 1918.

 La ciudad recibe diversas oleadas migratorias que se intensifican en los años 60. En 1962 se vive la tragedia de la rierada, hecho que, entre otros, provoca la aparición de nuevos barrios y polígonos industriales. 

Actualmente Rubí es una ciudad que tiene más de 76.000 habitantes y una gran oferta de servicios. La modernidad convive con el movimiento asociacionista y cultural que transmite las tradiciones de generación en generación.

Para saber más sobre la historia de Rubí se puede consultar el blog del Grup d'Estudis Rubinencs - GCMR:

Mucho para visitar

Las excavaciones arqueológicas han documentado un pequeño edificio paleocristiano sobre el que se construyó la actual Iglesia de San Pedro (986). Conserva elementos constructivos de los siglos XI al XIX y cabe destacar el retablo barroco de Rafael Solanic.

LA IGLESIA DE SAN PEDRO

El Castillo de Rubí está situado en una colina desde la cual se pueden disfrutar las vistas de la ciudad. Esta fortaleza señorial de época media tiene un patio de armas y una planta noble con ventanales góticos. Su interior alberga el Museo Municipal, en el que se puede visitar una exposición sobre la historia de la ciudad y exposiciones temporales.

MUSEO MUNICIPAL CASTILLO DE RUBÍ

El Celler Cooperatiu (1919) es una obra modernista de Cèsar Martinell, gran arquitecto de las  "Catedrales del Vino" en Cataluña. Después de su rehabilitación, se ha convertido en un espacio de creación y difusión de las artes contemporanias, en donde se realizan diferentes actos culturales a lo largo del año.

EL CELLER COOPERATIU

El Museo Etnográfico Vallhonrat encuentra su origen a mediados del siglo pasado cuando Miquel Vallhonrat se inicia en el coleccionismo. El Museo se ubica en la masia familiar y se muestran más de 8000 piezas de diferentes temáticas: inventos de los siglos XIX y XX,

piezas relacionadas con el mundo vinícola, piezas arqueológicas, armas y

la obra artística de Pons Cirac.

MUSEO DE VALLHONRAT

Las casas modernistas fueron construidas a principios del siglo XX por rubinenses que habían hecho fortuna en las Américas o por industriales barceloneses que escogieron Rubí como residencia de veraneo. El Rubí de entonces estaba rodeado de viñedos y jardines con fuentes y tenía una vida cultural muy activa. Otro edificio modernista bello y representativo son las Escuelas Ribas.

CONJUNT D'EDIFICIS MODERNISTES

A mediados del siglo XIX se instalaron varias fábricas en la zona de la Riera, principalmente textiles, que convivieron con la vida rural de Rubí pero que, a partir de la riada de 1962, le tomaron el protagonismo. Destacan el Vapor Nou o el edificio del Escardívol, con sus naves y chimeneas de ladrillo visto.

PATRIMONIO INDUSTRIAL

Rubí tiene un rico patrimonio rural ligado principalmente al cultivo de la vid. Destacan las masías de Can Serrafossà, Can Xercavins, Can Feliu o Can Serra, entre otras. Algunas de estas masias son actualmente restaurantes donde se pueden degustar platos de la cocina tradicional catalana. El patrimonio natural se puede conocer a través de una serie de itinerarios que permiten descubrir lugares como el Parque de Can Oriol o el Torrent de los Alous.

PATRIMONIO RURAL Y NATURAL

Fiestas y tradiciones

Rubí mantiene vivas las fiestas y tradiciones populares gracias, en buena parte, al intenso movimiento asociacionista: Esbart Dansaire, Castellers de Rubí, diversas entidades de Diablos, etc. El calendario festivo es ancho: La Festa dels Xatos es una de las más antiguas tradiciones del municipio. Desde muy antiguo se hace esta romería para Pascua hasta la ermita de San Muç y se realizan bailes tradicionales, entre otras actuaciones. A finales de junio se celebra la Festa Major de Sant Pere con multitud de actividades culturales y espectáculos. La Festa del Carrer Sant Jaume es quizás una de las más entrañables. Está documentada desde el 1845 y tiene su origen en la celebración de los vecinos de esta calle por pasar a pertenecer a Rubí, en vez de al vecino Sant Cugat. La calle es originalmente decorada y se hacen conciertos, actividades infantiles y una cena popular. La Festa Major Petita tiene su origen en una misa que se celebra en Rubí desde 1854 en honor a San Roque. Desde entonces, la fiesta, celebrada actualmente el segundo fin de semana de septiembre reúne las tradiciones populares de la ciudad: gigantes, bestias de fuego, sardanas, etc. La Feria de San Galderic, patrón de los agricultores, reúne productores, artistas y artesanos locales en torno al primer o segundo fin de semana de octubre. Aparte de estas fiestas, el calendario festivo también incluye San Antonio Abad, Carnaval y las Fiestas de Navidad y Reyes.